FUERTES ANUNCIOS EN EL MENSAJE DE ALBERTO FERNANDEZ EN EL CONGRESO
Lunes 8/03/2021

Analistas en comunicación política consideraron hoy que el discurso del presidente Alberto Fernández ante la Asamblea Legislativa "marcó un estilo propio", destacaron que estuvo "muy dirigido a resolver problemas", y advirtieron que "subió intensidad por peso específico de las propias políticas esgrimidas, no por tono tribunero".
El sociólogo investigador y profesor de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires, Carlos De Angelis, dijo en declaraciones a Télam que "fue un discurso muy de 'argentinos a las cosas', 'hay que resolver problemas'".

"No fue un discurso como los de Mauricio Macri, de quejarse de la sociedad, o más ideológico, como los de Cristina Fernández de Kirchner, sino muy enfocado a: 'tenemos muchos problemas y poco tiempo'", opinó.

De Angelis sostuvo que las frase más destacada fue "esfuerzo compartido" y expresó que "identificó a la oposición en Macri".

Por su parte, el politólogo e investigador, Mario Riorda, afirmó que el discurso del Presidente tuvo un "estilo monocorde, cargado de datos, sin latiguillos discursivos de espectacularidad" y dijo que "sólo subió intensidad por peso específico de las propias políticas esgrimidas, no por tono tribunero".

"Es un verdadero contraste y marca todo un estilo propio", escribió en su cuenta en la red social Twitter.

Riorda mencionó como "valores dominantes" en el discurso la "solidaridad, emergencia, verdad, diálogo, racionalidad, olvidados, derechos salud, educación, investigación" y citó como "un set de contrastes máximos: vivos, especulación, arbitrariedades, sótanos de la democracia, show, el Excel, deuda impagable".

"Diagnóstico duro y detallada inventarialidad para sustentar medidas de emergencia. Fuertes principios declarativos que esbozan un mito de gobierno desde la solidaridad: 'comenzar por los últimos para llegar a todos'; 'detener caída de argentinos'", manifestó Riorda en su cuenta de la red social

La especialista en comunicación política Ana Paola Zuban consideró en declaraciones a Télam que, como en su discurso de asunción, el Presidente "reafirmó ciertos valores fundacionales de su estilo de gobierno", y aseguró que "intenta todavía diferenciarse del gobierno anterior".

"Las palabras que más mencionó como espejo de los valores que intenta reflejar fueron solidaridad, inclusión, igualdad", expresó Zuban y dijo que "lo más fuerte dentro del discurso fue que en Argentina dejaran de existir los privilegios, el diálogo y la búsqueda de consenso".

Asimismo, consideró que "en todos los anuncios que hizo repitió de manera contundente que el Estado debe estar presente: en la educación, la salud, temas con perspectiva de género, asistiendo a las mujeres", y precisó que Fernández "habló de un Estado presente, que escucha, que busca diálogo, consenso".

"El tiempo de duración fue adecuado, el tono fue un poco monocorde, pero el énfasis de cada uno de los momentos más significativos lo daba el contenido de discurso y el público que aplaudía cuando parecía que anunciaba algo significativo, importante", destacó la especialista en comunicación, y mencionó como ejemplo "cuando anunció la legalización del aborto y la reforma de la justicia federal".

En ese sentido, destacó que "tuvo momentos de pico de atención que fueron dados por contenido y el contexto que lo acompañó".
 

La analista de opinión pública Shila Vilker dijo a esta agencia que en el discurso "se va delineando la personalidad del Presidente, lejos del fervor, del tono emocional" y sostuvo que se trató de "un discurso de mesura".

"Hizo una apelación a la calma, a la unidad", manifestó, y consideró que se trató de "un discurso con referencias cruzadas, poco confrontativo".

En ese sentido, precisó que "aparecieron en su discurso referencias cruzadas de liderazgos de distintos signos políticos, como Ricardo Alfonsín, Néstor Kirchner, Juan Perón y el papa Francisco".

"En los primeros discursos de apertura de la Asamblea Legislativa los presidentes tienden a ser fundacionales, pero este no lo fue y no es una falta", opinó Vilker, quien consideró que "eso habla de algo sensato, de la continuidad del país".