30A PARO NACIONAL Y MARCHA
Martes 30/04/2019

Impulsado por todas las vertientes de la CTA y el sector más duro de la CGT que reúne a dirigntes como Hugo Moyano (Camioneros), Sergio Palazzo (Bancarios) y Ricardo Pignanelli (Mecánicos), se realiza desde la medianoche de este martes el paro nacional contra las políticas de Cambiemos.

Durante el acto de cierre, el titular de la CTA Autónoma, Pablo Micheli, dijo que "hay que ganar la calle, no hay que abandonar un solo segundo la lucha". En ese sentido, reclamó: "Hay que acompañar las elecciones con los movimientos sociales movilizados para que estos tipos no nos sigan saqueando, para que podamos poner a un compañero o una compañera que represente los sentimientos de cada trabajadores y cada jubilado en Argentina. Fuerza compañeros, la fuerza esta en la unidad".

Por su parte, el titular de la CTA de los Trabajadores, Hugo Yasky, aseguró en el mismo sentido: "La unidad va a abrir un nuevo camino para todos nosotros, queremos salarios dignos escuelas abiertas, hospitales funcionando, queremos sentirnos orgullosos de trabajar".

"Ese país solamente lo podemos hacer los trabajadores, con la unidad del pueblo, tenemos que ir a octubre peleando en la calle, con dignidad, orgullosos de ser trabajadores", agregó y aseguró: "Hoy comienza un nuevo día para la clase trabajadora, vamos a constituir una historia mucho mejor".

Acto seguido habló el secretario adjunto de Camioneros, Pablo Moyano, quien afirmó que "el paro fue contundente en todo el país más allá que el ministro (de Producción y Trabajo, Dante Sica) o los funcionarios dicen que no se notó". Luego recordó: "Nos opusimos a la reforma laboral en 2017 cuando la CGT la tenía acordada con Triaca".

"Ratificamos acá en la plaza que vamos a seguir peleando contra este modelo de hambre", aseguró e indicó que "este paro es por los pobres, los desocupados y los jubilados".

Los sindicatos mencionados, junto a organizaciones sociales, marcharon hacia Plaza de Mayo. Allí se realizó un acto donde los dirigentes expresan cuáles son las principales demandas al gobierno.

Por el paro no hubo clases en las escuelas y universidades públicas y privadas; no funcionan con normalidad los hospitales públicos y no habrá atención bancaria, ni recolección de basura, ni transporte de mercaderías, mientras que el transporte público se verá afectado debido a que no funcionarán subtes, ni los trenes, mientras que en el caso de los colectivos unas 80 líneas adhieren a la medida de fuerza, en lo que representa un acto de rebeldía ante la posición de la UTA, cercana al gobierno de Cambiemos.